En la ciudad de la furia.

Insomne

leave a comment »

Bajo por Callao hasta Libertador. La ciudad está más que despierta a una hora que parece totalmente inhumana. Hay autos por todas partes, autos de esos típicos porteños piloteados por conductores suicidas y pasados de copas. Es una de las noches lindas de Buenos Aires. No hay ni una nube en el cielo, la ciudad está iluminada por cortesía de nuestros impuestos, que Mauricio aumentará, y no hace ni frío ni calor. Sigo por Libertador y a la altura del Planetario veo a los malabaristas haciendo piruetas con lanzallamas. Los admiro. Correr el riesgo de quemarse la cara por unas míseras monedas. Le doy un peso al flaco y me agradece. Tiene la barba de varios días, el pelo muy negro y largo y su sonrisa parece sincera. En la curba del Velódromo está lleno de carteles que gritan máxima 40 km/h y nadie les da pelota. Yo tampoco, porque si les diéramos pelota esto no sería más Buenos Aires. Sería Berlín, Barcelona o alguna ciudad europea. Buenos Aires: alguien que le avise a Europa que una de sus mejores ciudades se escapó del continente. Pero es más que Europa, porque tiene un costado latinoamericano, medio venido a menos, que muchos no le ven pero que existe. Buenos Aires se codea con la crème de la crème y sale en la tapa de Caras, pero detrás de todo el maquillaje tiene cara de indio y habla quechua, pampa y guaraní. Un choque en Figueroa Alcorta a la altura de GEBA. Algún mamado se la puso contra un árbol. Creía que lo único que tenía por delante es el futuro. Ya me lo imagino gritando en la aseguradora el lunes, porque la póliza no le cubre manejar en pedo.

Cantilo, Ciudad Universitaria, General Paz y el límite psicológico entre “acá” y “allá”, porteño y bonaerense, Plaza de Mayo y La Plata, Macri y Scioli, Buenos Aires y el interior. Bajo en Maipú y veo que hicieron una terminal para los micros que tienen cabecera en la zona. Bien por el Japonés García. Lástima que es un acérrimo enemigo de la democracia y hace veintipico de años que está en el poder. Los partidos del conurbano, por más ricos que sean, son feudos. Sino fijate la dinastía Posse en San Isidro. Justamente hay un cartel que dice Enrique García Intendente. A veces sueño con tener algún día una familia normal, bien burguesa, con una esposa, dos hijos, un perro y dos autos estacionados en la puerta de mi casa de La Lucila, en la calle Andrés Ferreyra casi San Lorenzo. No me preguntes por qué ahí y no en otra cuadra. Deben ser los recuerdos de infancia, los abuelos que vivían por ahí cerca. La abuela que me hacía cosas ricas y el abuelo que ya no está y que cada día me da más bronca no haberlo conocido tanto, no haberle podido preguntar un montón de cosas que me retumban en la cabeza.

Los semáforos son legalmente ignorados por todos y Maipú se transforma en Santa Fe. No me gusta Martínez. Nunca me gustó. Tiene zonas muy lindas, pero no me va la onda, no sé por qué. Doblo en U a la altura de Alvear en total contravención y me chupa un huevo, retomo y giro en una de esas calles que nunca sé cómo demonios se llaman porque encima en Santa Fe cambian de nombre. Hago un par de cuadras y llego a casa de C. Hay olor a asado. Me bajo del auto y vuelvo a la realidad.

Porteño no se hace. Se nace.

Advertisements

Written by Marcos

December 10, 2007 at 4:13 am

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: