En la ciudad de la furia.

Regreso

with 2 comments

Hace más de una semana que no actualizaba el blog y durante todo este tiempo me pregunté si debía seguirlo o no. Mi viaje a Córdoba, las elecciones y algunos sucesos de los que me enteré hicieron que siguiera con esto, no como forma de hacer autobombo de mis ideas sino para comentar cosas que pasan y que, muchas veces, los medios no mencionan porque no les conviene, porque no vende o simplemente porque, como diría el Chavo, no se les da la regalada gana.

Vivimos en un país en el que pasan muchísimas cosas, sobre todo en lo que los porteños llamamos el interior, y nadie las comenta. El interior es un concepto detestado por los provincianos que engloba perfectamente la poca idea que tenemos los porteños del resto de nuestro país. Para la mayoría de nosotros, la Argentina termina en el primer cordón del conurbano durante el año, con el agregado de la costa bonaerense en época estival. El resto del país, ese que se extiende desde La Quiaca hasta Ushuaia, no existe para nosotros. Como me dijo una prima en Córdoba:

“La relación entre Buenos Aires y el resto del país es totalmente despareja. Ustedes, los porteños, no tienen ni idea de lo que pasa en lo que llaman ‘el interior’, y nosotros, a través de los diarios, la televisión y las radios, sabemos todo, pero lo miramos como si fuera un país aparte, distinto, no el nuestro.”

Me di cuenta de que L., mi prima, tenía razón cuando una tarde, escuchando la radio, la locutora empezó a hablar del tránsito en los accesos. No le estaba prestando atención, pero de repente escuché que dijo algo de “General Paz a la altura de Constituyentes.” Era una repetidora cordobesa de La 100. En el interior saben cómo está el tráfico en hora pico en Buenos Aires, mientras que la mayoría de los porteños jamás podríamos mencionar a tres gobernadores de otras provincias porque no los conocemos.

Cristina ganó y será presidenta, con a, como le gusta a ella, y seguirán durante su gobierno las políticas de mimar a la Capital y al conurbano bonaerense, porque aquí vive un tercio del país. La visión federal de nuestra Constitución es utópica en la Argentina del siglo XXI. Viajar en colectivo de Retiro a Villa Devoto sale $0,80. Dentro de la ciudad de San Miguel de Tucumán, la cuarta ciudad del país con apenas medio millón de habitantes, $1,20.

Pasan cosas en el interior. En Córdoba sigue habiendo bronca por las fraudulentas elecciones provinciales. Fui a bailar un viernes a la noche y en el boliche, de la nada, la gente empezó a gritar “¡Que abran las urnas!” Aquí, desde hace meses que no escuchamos nada y los diarios, de publicar algo, lo hacen en la página 14 ó 16 (siempre par), al lado de la muerte de Adelfa, la de 82 que se había casado con un pendejo de 24. En Jujuy, ayer ganó las elecciones un señor, Walter Barrionuevo, que es famoso por ser corrupto, borracho y salir con pendejas. Interrumpió su campaña electoral para ir a buscar a su novia veintiañera, que estudia en Tucumán, porque no le respondía el teléfono. La encontró en un boliche y la cagó a piñas hasta que lo sacaron los patovicas. El futuro vicegobernador, Pedro Segura, es dueño de la cadena de supermercados Comodín y está procesado e imputado en innumerables causas por enriquecimiento ilícito, corrupción y demás yerbas. Tanto Barrionuevo como Segura se presentaron en la boleta del FPV, que llevaba a Cristina para presidenta. Le mandé sendos mails sobre este tema a Página 12, Darío Gallo (director de Noticias) y Telenoche Investiga. No creo que le presten atención, porque una provincia limítrofe con Bolivia no le interesa a los medios porteños. En Chubut, la Pan American Energy se quedó con todos los contratos petroleros por los próximos 40 años, en una jugada absolutamente ilegal y corrupta, apoyada por Kirchner y el gobernador FPV Mario das Neves. Sólo Pino Solanas sacó el tema en esta campaña. Los demás, mutis por el foro.

Por eso le pongo un par de fichas más a este blog. No creo que jamás se convierta en un sitio obligado para los internautas argentinos interesados en la política ni mucho menos, pero publico para quedarme tranquilo, sabiendo que todo lo que denuncio quedará guardado, en cierta forma, en este gran éter que es el internet.

Quizás algún día, dentro de muchos años y gracias a Google, alguien lo lea y pueda hacer algo.

Advertisements

Written by Marcos

October 30, 2007 at 12:47 am

Posted in Reflexiones

2 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. Y quién te dijo que no es parada obligada para alguno? Hace 1 semana que vengo chequeandolo día por día para ver si habías updateado.

    Concuerdo que Bs As vive y vivirá en una nube de pedo respecto del país – quizás por ser el centro Urbano más grande y que acapara más del 30% de la población del país.

    Las cosas están desparejas, pero yo solo creo que están así para que los políticos puedan aprovecharse de la miseria en la que vive una gran parte del conurbano.

    Buen post! Ah – como dato de color, te acordás de esa cena que CFK dio en el Waldorf Astoria de NYC? Adiviná quién la sponsoreó?

    Correctooo! (a lo Susana) Pan American Energy LLC.

    Saludos!

    Gastón

    October 30, 2007 at 11:47 pm

  2. M. Interesante postura. Alguna vez pensó que el interior verdaderamente no existe?
    La Matanza, La Plata, Gral. Pueyrredón, todos tienen más votantes que tal vez diez provinicias juntas. Ellos no existe. Nosotros no existimos.
    Afortunadamente, y no solo lo dijo Ray Bradbury, sino también Gerardo Bernal, “el aleteo de una mariposa en Hong Kong puede desatar una tormenta en Nueva York”.
    Tal vez sí existimos.

    Renato Lavagna

    November 6, 2007 at 1:33 am


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: